Meditación para ser Constante

Hola, bienvenida un viernes más a Meditada, tu podcast de meditación guiada, muchas gracias por acompañarme un día más y dejarme ayudarte a meditar, relajarte, o simplemente hacerte disfrutar de unos minutos para ti mismo. Te recuerdo que puedes seguirme aquí en Spotify, publico aquí en exclusiva y así no te perderás ningún episodio. Muchas gracias por compartir conmigo un día más.

Practica esta meditación para la constancia

Este viernes vamos a hacer un ejercicio que espero que te sirva en tu día a día o en los momentos puntuales que tu elijas, vamos a practicar un ejercicio para fomentar nuestra constancia, hicimos un ejercicio similar en un episodio para ejercitar nuestra paciencia, es el episodio número 75, hace poquitos episodios, si te gusta este ejercicio puedes ir a echarle un vistazo.

Si crees que tienes tus objetivos claros y lo que te hace falta es luchar por ellos y en resumen ganar constancia y sacrificio este es tu ejercicio, incluso aunque esos ejercicios no los tengas claros del todo para muchísimas cosas en la vida hace falta algo de constancia para llevar a cabo tus proyectos, así que no está mal entrenarla de vez en cuando o mejor aún, de forma diaria.

La meditación guiada es útil para entrenar la constancia

Aunque tengas objetivos algo más pequeños como hacer ejercicio cada día durante una semana te va venir bien este ejercicio, porque siempre, por poco tiempo que dediques a una labor, a un estudio o a lo que sea, va a haber momentos en los que pensarás en tirar la toalla, descansar, o dejarlo para otro día, y es en esos momentos, en los que estás únicamente contigo mismo donde va a salir a la luz constancia que viva en tu interior porque no vas a decepcionar a nadie más que a ti, pero a su vez tampoco vas a tener que rendir cuentas a nadie más que a ti.

Es entonces cuando abandonar parece tan fácil, porque nadie va a enterarse y simplemente con ponerse a pensar en otra cosa hará que no te sientas tan mal al final del día, pero esa no es la actitud que vamos a perseguir con este ejercicio, sino todo lo contrario, vamos a aprender que es lo que más pesa en esos momentos de lucha y vamos a aprender a decir que no a la tentación de abandonar.

Descubre cuáles son tus objetivos…

Así que, si ya estás listo para la acción, vamos a empezar con el ejercicio de hoy, que espero que te sirva y te guste y que lo disfrutes de cara al fin de semana si lo estás escuchando un viernes. Muchas gracias por haberme dejado explicarte un poco el tema y empezamos ya.

Deja un comentario